Encuentro ilustrado.

Las cometas volaban pintando el cielo de colores, la hora de irse se acercaba y a lo lejos la escucho decir mi nombre, con un gesto casual me llamaba mientras se acercaba diciendo algo que no lograba aun entender. ¡Vamos! Ya la encontré. ¡Qué emoción! Pensaba. Tómale una foto, decían mientras nos alejábamos del grupo caminando hacia donde ella estaba. La reconocí, es igual a sus dibujos. La emoción abundaba pero en realidad la emoción de lo inesperado había surgido semanas antes.Estábamos todos sentados compartiendo una buena parrilla, unas cuantas copas de vino, pisco algunos, y cada uno contento porque el sol imprevisto de ese día nos regalaba una larga tarde para ese encuentro. Todos ex alumnos del mismo colegio menos yo –hasta el momento. Ella llegó después con otra botella de vino y sumamos dos que no éramos parte de esa historia pasada pero que estábamos siéndolo ahora, con nuestros hijos. ¿Tú también eres ex alumna? No, yo no. Pero como si lo fuera, dijo. De todas maneras lo es. Risas, vino, carne. No recuerdo cómo fue pero empezamos a hablar de su trabajo, de las exposición reciente que había inaugurado y que los chicos habían ido a visitar. Yo, que había llegado después, estaba en el otro extremo de la mesa, abriendo la siguiente botella y comentaba acerca de uno de sus dibujos que más me gustaba pero que no pertenecían a la serie que se estaba exponiendo. Entre comentarios, saliendo de su estado de distracción constante, ella prestó atención y dijo: creo que tiene a sus hijos en el colegio ¿verdad?. Terminé de sacar el corcho y dije claro además que es profesora.

Su cara parecía haberse transformado, como si de pronto fuera un dibujo animado, con la expresión emotiva de lo inesperado en algo que iluminó toda la mesa. ¿En serio? Preguntó con los ojos bien abiertos. Todos en la mesa, cada quién a su estilo, dijimos sí. ¿No sabías? Se escuchó por ahí. ¿Pero qué pasa? ¿Por qué? Pregunté sirviéndome una copa. ¿Acaso no la has visto? Entonces, tras dar un sorbo a su vaso, dijo, no la conozco, no sabía que era profesora del colegio. La sigo desde siempre, me encanta su trabajo, guardo los recortes de sus dibujos, de cada publicación que salía en la revista. No pude evitar soltar una risa de simpatía, de la sorpresa que me produjo verla así de emocionada. Te la voy a presentar, le dije. ¡Qué curioso! ¿Entonces, ella será profesora de nuestros hijos?

Pasaron semanas y ahí estábamos, yo llamándola a lo lejos para que se acercara. Ya la había encontrado. El parque era grande y todas las familias, niños padres primos amigos,  hacían un enorme cuadro de puntillismo. ¡Vamos! le dije, y empezamos a caminar mientras a mi lado su emoción parecía desdibujar sus pasos cuando alcanzó a decirme: guardo en mi billetera unos recortes de sus dibujos, siempre lo hago. ¡No me digas! Pues muéstraselo. No, no puedo, ya bastante con sentirme una admiradora adolescente.

Fue mágico, ahí estaba ella. La reconocí, es igual a sus dibujos. Con su cabello y levantando la manta, unas siluetas sin fin que se confundían con el paisaje. Cada vez más cerca y estando a unos pasos de distancia, escucho que dice su nombre y ella voltea. Algunas frases comunes de una introducción que ahora no recuerdo flotaban en el aire, solo me veía a mi parada tratando de evitar que lo de tan fan no se me notara tanto. Hola, me dijo, entonces empecé a contarle el trabajo de coleccionista que había tenido con su obra y que era increíble conocerla. ¡Qué linda! ¡Gracias! dijo con una timidez muy simpática, mientras que todo alrededor seguía corriendo, volando; entre risas, despedidas, rayos de sol y neblina que cubrían el malecón en esa tarde de cometas.

Advertisements
Tagged , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Eventos cotidianos de apasionante letargo

#historiascasideficción escritas por @beatriztorresz

[wi:k]

Una película de Moreno del Valle.

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

%d bloggers like this: