Bicicleta

Había llegado el día de la presentación. Cada uno debía de llevar el invento escogido, en realidad no el invento en sí – aunque serviría para hacer la exposición más dinámica- pero sí el trabajo de la línea del tiempo. Año tras año la evolución de lo que algunos escogimos como la cámara, la computadora, el grafito, la bicicleta, el avión. No imaginé que eso de la línea del tiempo me hiciera, más tarde, trasladarme al estilo de un jump time al momento casual de uno de esos inventos, en plena calle -casi sin darme cuenta- sin notarlo en el momento preciso, justamente a tiempoCada quién llegaba equipado con cosas inesperadas, una intensa preparación que nos hizo enardecer las intenciones para que ese día se convierta realmente en un viaje a través del tiempo. Tantas cosas dispuestas en ese pequeño salón como tratando de construir un portal hacia los momentos más importantes que cambiaron la historia. Entre extensos papelotes y cartulinas, con trazos coloridos, fotos y textos, compartíamos las inquietudes que teníamos por cada dato que aparecía escrito tanto como eso objetos que empezamos a reunir sobre la mesa.

Todas eran cosas comunes, cotidianas en nuestras vidas, aun así me llamó la atención la bicicleta. El trabajo mostraba la historia del tan querido y popular medio de transporte desde la bicicleta rueda del 1873, pasando por un exhaustivo análisis de sus componentes y funcionamiento, fotografías de distintos modelos mostrando sus cualidades, hasta llegar a ilustraciones que sugerían cómo sería la bicicleta del futuro, prototipos ejemplares y también la transformación que la bicicleta puede tener cuando a ésta se le atribuyen propiedades motoras a través de una batería que se activa con el pedaleo, Así, el motor es una asistencia y no la base del movimiento de aquella máquina bípeda, ya que si así fuera dejaría de ser lo que es, para convertirse en una moto.

Eso me hizo pensar que hasta ese momento no aprendía a manejarla, había tenido una antes de que cayeran “bombas en mi jardín, se quemó mi bicicleta” como dice la canción que suena ahora que escribo esto. Pero si tuviera una hoy, quizás me costaría montarla, sobre todo por estas calles tan complejas y atiborradas de seres indiferentes a lo que transcurre en el asfalto.  Al terminar la mañana, tras una larga secuencia de inventos, datos y proyecciones futuristas, me despedí de cada uno, cogí mis cosas y me fui caminando a la casa de quién para esa hora ya me esperaba con el mismo entusiasmo que yo, no nos veíamos hace tiempo.  Cuando llegué le mostré mis cosas y hasta repetí un par de anécdotas memorables que formaban parte de la historia del invento que yo había escogido. Reímos, comimos, disfrutamos la tarde como hace mucho no lo hacíamos hasta que el anochecer nos sorprendió en una frase tan común “!no hemos hecho nada aun! ¡Ha sido tan poco tiempo!”. Tuve que irme de prisa, ya me esperaban en la puerta.

Cuando estuve abajo, algo nos distrajo, quizás un último saludo desde la ventana. Caminé sin atención, descuidando mis pasos que por poco me llevan a través de un tropiezo directo al suelo. Cuando volví, casi con un salto, a estar otra vez encaminado en la ruta, atento al pavimento sin pensar en otra cosa que en el hambre que de pronto me asaltaba, noté sin darme cuenta a tiempo, el pasar de una bicicleta, muy fugaz, casi como un destello en esa calle. Justo hoy –empecé a contar– que hicimos la línea del tiempo, vimos la bicicleta ¿esa era una con motor, verdad?. Era la primera bicicleta que veía después de haberla observado en la mañana con los ojos de un inventor novato. Me pareció un suceso casual que solo cerraba mi día titulado “La bicicleta”, pensando en que quizás yo nunca atravesaría una calle en dos ruedas. Así, seguí caminando, crucé la calle dirigiéndome a mi casa, donde no sospechaba encontrar, a la mañana siguiente, una bicicleta esperándome bajo la escalera. Era mi cumpleaños. 

Advertisements
Tagged , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Eventos cotidianos de apasionante letargo

#historiascasideficción escritas por @beatriztorresz

[wi:k]

Una película de Moreno del Valle.

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

%d bloggers like this: