Primavera.

Es la hora de subir y tocar el timbre. ¿Te acuerdas esa película que te presté? Seguro no la viste pero te la presto otra vez. Las películas se apilan alrededor del televisor y entre ellas no la que busca. Afuera el verano.

Es costumbre –cuenta– que la mañana parezca verano luego el cambio fugaz. Todo aquí parece micro estaciones que juegan al azar como un capricho de éste cielo que es único y se sabe. Por la ventana el otoño.

Espera al lado de la mesa. Piensa en el nombre de la película otra vez mientras le dice a quién la acompaña a esperar que ¡mira afuera! ¡otra vez se nubló! Las estaciones juegan al azar como un. Vuelve la mirada a la mesa y observa un libro nuevo. Lo abre sin intención de alguna página. Lo abre y allí mismo el título de la película: las estaciones nombradas en una línea que se dibuja al medio del blanco. Como en invierno.

Es costumbre –cuenta el otro entonces– que contigo siempre parezca algo delirante encontrarse en un juego del azar como un capricho de tu mente. Todo se ilumina ¡encontré la película! ¿de qué hablan? Primavera otra vez.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Eventos cotidianos de apasionante letargo

#historiascasideficción escritas por @beatriztorresz

[wi:k]

Una película de Moreno del Valle.

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

%d bloggers like this: